miércoles, 22 de febrero de 2017

El encuentro

La conoció de la manera más fortuita posible. Y desde entonces, tuvo miedo a la muerte. Tuvo miedo de no poder verla nunca más.

4 comentarios:

  1. Hola Juanjo me he quedado con la intriga de saber cómo se conocieron :) el miedo es difícil de dejarlo a un lado, en ocasiones nos juega malas pasadas. Feliz miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola princesa :)

      De la forma más insospechada. Desde la salida de una panadería donde uno de los dos ha pasado porque ha tenido un percance y ha tenido un retraso de cinco minutos hasta en un lugar de internet donde hay trillones de terabytes funcionando y dos de esos bytes han coincido. Y ahora, el que nunca ha temido a la muerte, sabe que tiene algo que perder. Que de entre todos lo que hay en el mundo ha conocido a alguien que quiere ver otra vez. Es difícil dejarlo de lado, creo que incluso esos que están convencidos de la reencarnación y en el más allá experimentan dudas en alguna ocasión. Pero este miedo... este miedo es más bonito, más natural también. Se tiene miedo de no ver al motor que, por la casualidad más grande, se ha convertido en el motor de la existencia. Y es tan bonito que sería triste que se apagase. De ahí nace la tristeza del texto :)

      Gracias, preciosa, por tanta magia y tantas palabras. Que tengas una noche llena de cosas tan bonitas como tú.

      Eliminar
    2. Hola Juanjo una combinación interesante: alegría por saber que existe y tristeza por no verla más, gracias :)

      Eliminar
    3. Hola preciosa :)

      Y ahora creo que sería adecuado decir que a base de voluntad se puede hacer todo lo posible por ver, por sentir la cercanía, la enseñanza, las cosas bonitas que se sienten en esa proximidad. Seguirá habiendo miedo. Llegará un día en el que ya no se podrá ver y eso provoca temor. Pero muchas veces te he oído decir que hay que vivir el momento, disfrutar de él y, en este caso, me apodero de tus palabras y mientras llega ese día, sería conveniente adoptar las medidas adecuadas para poder seguir viendo a esa persona a diario, o, al menos, con frecuencia.

      Gracias a ti, por existir, guapísima. Que tengas la noche tan bonita que te mereces :)

      Eliminar