martes, 28 de marzo de 2017

Como otras tantas veces.

La tarde cae despacio
y acelera la tristeza
de las nubes de tu ausencia,
reduciéndome el espacio
a no ser lo que mereces.
Y como otras tantas veces
la confianza pierde el voto
al ganar los sueños rotos
el lado izquierdo de mi alma.
Los cerrojos del silencio
me saludan cuando llego
de tratar de huir del fuego
que me dañan cuando pienso
que no soy lo que mereces,
y como otras tantas veces
me cobijo entre mis lágrimas
buscando la poción mágica
que jamás voy a encontrar.
El dolor acelerado
con caballos de tristeza,
me golpean con dureza
por sentir llevar al lado
el vacío más profundo
de que no haya ni un segundo
de esa luz que me parece
que se va cuando amanece
y mi mundo sigue a oscuras
por no ser lo que mereces,
y como otras tantas veces
el dolor no tiene cura.

2 comentarios:

  1. Hola Juanjo es precioso pero tan triste. Cierto que esa idea de no ser lo suficiente para alguien si se instala en tu mente puede doler y mucho pero hay que saber mirar siempre todos los lados y aunque en ocasiones lo veamos todo gris siempre habrá un rayito de luz que nos dé esperanza, una palabra de aliento o una sonrisa que nos hagan ver que podemos llegar a merecer eso que anhelamos. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa :)

      Y además, tiene que el agravante de la repetición. "Como otras tantas veces", la historia se repite y solo queda el vacío del rechazo y de la soledad.

      Coincido contigo en que es una sensación desgarradora, que te hace sentir tan inferior y tan pequeño que no alcanzas el primer escalón de la esperanza.

      Sé que siempre se puede ver el rayo de luz que te dé esperanza. Yo mismo veo a ancianos durante mis paseos que aún van cogidos de la mano, veo a un hombre mayor empujar la silla de ruedas de su compañera mientras disfrutan de un atardecer. Claro que hay esperanza y en las cosas pequeñas de cada día, hay muchos indicios de ella. Solo que cuando tienes el corazón roto, cuando la luz que puede darte una chispa de equilibrio se va alejando de ti mientras su brillo no deja de crecer en tus ojos... ver la esperanza es casi, casi, imposible. Y lo único que anhelamos, se vuelve imposible.

      Gracias por tanto y tanto tiempo, princesa. Por tantos comentarios tan bonitos, por cada palabra hecha de luz que sale de ti. Ojalá tengas la tarde tan bonita que te mereces :)

      Eliminar