miércoles, 29 de marzo de 2017

Desconocimiento.

Nadie sabía las veces que le habían partido el corazón.
Todos le pedían que fuera menos frío.

2 comentarios:

  1. Hola a veces hablamos de más y no sabemos lo que la gente encierra en sus corazones para decir alegremente lo que deben o no deben hacer, o simplemente como deben comportarse; aún conociendo a las personas te puedes equivocar así que cuando hablas de alguien que no conoces el riesgo es aún mayor. Gracias por compartir, interesante reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola princesa :)

      Subrayo la totalidad de tu comentario. E incluso se puede ir más allá. No comprendo muy bien la arrogancia del ser humano para atreverse a dar consejos sobre situaciones que no le afectan directamente. Hay tantos puntos de vista, tantos modos de sentir determinada cosa, que un consejo o una sugerencia solo es uno de los modos posibles de enfocarlo. Podemos pensar incluso que si a nosotros nos hubiera pasado lo mismo no tendríamos el corazón tan roto. Y por tanto, esa frialdad no tiene razón de ser. Sin embargo, las cosas duelen a su manera, a cada uno de una forma diferente. Y los corazones se rompen por motivos diferentes. Todo es tan subjetivo que me parece una temeridad dar una recomendación o consejo a alguien sobre la manera de aliviar su dolor y su pesar. Sobre todo sin saber cuántas heridas arrastra esa persona a lo largo de su historia, ni cuanto daño le han hecho.

      Como siempre, dejando sensatez y sabiduría en cada palabra que dices. Me encanta leer tus opiniones porque siempre se aprende algo de ellas. Eres una persona muy grande, Lecturina. Gracias por cada regalo que dejas en este lugar.

      Que tengas una tarde llena de cosas bonitas.

      Eliminar