sábado, 1 de abril de 2017

Paseos

Todas las tardes salía a pasear. Él y sus canciones. Paseaba por la playa y había muchas parejas paseando alejadas uno del otro. Otros tomaban el sol pendientes de su teléfono. Y entonces, comprendió que él era el menos solitario de todo aquel paisaje.

2 comentarios:

  1. Hola Juanjo cierto que en ocasiones estar acompañado no implica que no estés solo, o más bien "que no te sientas solo". Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bonita :)

      En este caso, este escrito es de una vivencia real y personal. Suelo pasear por la tarde por el paseo marítimo y veo muchas cosas. Cafeterías de ensueño donde un café te cuesta medio ojo pero que te regala un ambiente y un paisaje propio para conversar mirando a los ojos. Y sin embargo, en vez de mirar a esos ojos que tienen al lado, o a la inmensa belleza del mar, están enfrascados en las pantallas de un teléfono. Y me parece muy triste. O esas parejas que van a tres metros uno del otro, sin hablarse, sin tocarse, sin ni siquiera mirarse... Demostrando una soledad igual que triste que la mía.

      Luego me gusta mucho ver a las parejas de ancianos que pasean cogidos de la mano, o cualquier pareja que lo hace. Y aunque sé que lo mismo esas parejas que van separadas pueden estar el uno del otro hasta donde tú sabes y que los abuelos se hayan podido conocer hace tres tardes en un baile del hogar de la tercera edad, me gusta imaginar que los abuelos han sabido superar todas las adversidades que una convivencia conlleva y a base de empeño y voluntad, siguen disfrutando juntos después de los años.

      Ya ves que también hay tiempo para imaginar historias :)

      Gracias por tus palabras y tu tiempo. Que tengas un día lleno de cosas bonitas y de sueños cumplidos.

      Eliminar