miércoles, 24 de mayo de 2017

Cuidado con los deseos...

—Exacto —me miró feliz—, a eso me refería.Cuando se desea, hay que hacerlo minuciosamente bien porque las bromas del universo no tienen límites. Vine aquí con el deseo de estar solo. Y, de repente, me encontré tan solo que me asusté.


William Lexington a Emma Voltaras.

Un hotel en ninguna parte. Mónica Gutiérrez 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario