jueves, 11 de mayo de 2017

La noche tan caliente como fría.

El tiempo se consume a fuego lento,
como los leños puestos en la noche
fría que está mostrándonos su broche
en la paz y en los besos de tu aliento.

Ninguna nube ensucia el firmamento
y las estrellas limpias en derroche,
iluminan la senda que en el coche
te lleva hasta tu casa, y es el viento

el que trae tu aroma de vainilla
derramado en tus ojos de relente
que acaricia tan suave la mejilla

como el frío volviéndose caliente,
como el cielo de luces amarillas,
como la paz que tiene este presente....

No hay comentarios:

Publicar un comentario