martes, 30 de mayo de 2017

La reina de la casa de Sophie Kinsella.

Resultado de imagen de LA REINA DE LA CASA



La reina de la casa es una novela de la escritora británica Sophie Kinsella, publicada en 2005. Pertenece al género de comedia romántica y nos cuenta la historia de Samantha, una exitosa y ocupadísima abogada que vive en el centro de Londres y que tiene su vida prevista paso a paso en su BlackBerry.

Samantha comienza relatándonos su vida. Es decir, nos dice que mira su BlackBerry 60 veces a la hora para saber qué pasos tiene que dar, qué reuniones tiene que atender y a qué clientes debe visitar. No puede ni disfrutar de un regalo consistente de una sesión de relax el día de su cumpleaños. Pero tras un error en el bufete de abogados donde trabaja, que provoca unas pérdidas millonarias por la no contratación de un seguro, Samantha se ve obligada a abandonar Londres en la más completa clandestinidad. Y viajar hacia algún lado sin rumbo fijo. Quiere el azar que llegue a un pueblo tranquilo donde encuentra empleo como asistenta de hogar por accidente. Pasa de ser una abogada a ocupadísima que no sabe ni pulsar el botón de encendido de la lavadora a tener que ocuparse de un matrimonio de ancianos encantadores que la acogen en su casa, fingiendo que es la nueva asistenta de hogar. El lío está servido, una persona que no sabe encender un horno se ve, de la noche a la mañana, en un día a día fuera de las leyes y los juzgados teniendo que trabajar como si fuera una ama de llaves con mucha experiencia. 

Es una novela que se disfruta mucho. Con momentos dulces y bonitos que nos enseña que en la paz de los pueblos y núcleos urbanos pequeños puede encontrarse una existencia plena y completa. También nos enseña que las posesiones lujosas y el dinero no sirven de mucho si no se dispone de tiempo para poder, al menos, respirar. Escrita en primera persona, con un sentido del humor muy fino y claro y un elenco de personajes de los que resulta muy sencillo encariñarse, en especial de Nathaniel, y el matrimonio dueño de la casa donde él trabaja como jardinero, La reina de la casa hará pasar un rato de lo más divertido al mismo tiempo que enamorará con sus atardeceres tranquilos  y enseñará que disponer de tiempo para jugar una partida de dardos en el pub del pueblo es a veces una riqueza mayor que una cuenta corriente de muchos ceros. Situaciones de enredos que son siempre divertidas, mucha complicidad y la magia que solo las cosas pequeñas y los gestos simples esconden, esperan entre las páginas de este libro que personalmente, recomiendo mucho leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario