domingo, 23 de julio de 2017

Shakesperare in love

video

El amor que es capaz de derrumbar la vida. Impetuoso, ingobernable, como un ciclón en el corazón ante el que nada se puede.

viernes, 21 de julio de 2017

jueves, 20 de julio de 2017

Yo también pienso que quien no es capaz de ahorrarte una noche de sufrimiento, no merece tu amor,

Había una vez una princesa, que quería encontrar un esposo digno de ella, que la amase verdaderamente. Para lo cual puso una condición: elegiría marido entre todos los que fueran capaces de estar 365 días al lado del muro del palacio donde ella vivía, sin separarse ni un solo día. Se presentaron centenares, miles de pretendientes a la corona real. Pero claro, al primer frío la mitad se fue, cuando empezaron los calores se fue la mitad de la otra mitad, cuando empezaron a gastarse los cojines y se terminó la comida, la mitad de la mitad de la mitad, también se fue. Habían empezado el primero de enero, cuando entró diciembre, empezaron de nuevo los fríos, y solamente quedó un joven.Todos los demás se habían ido, cansados, aburridos, pensando que ningún amor valía la pena. Solamente éste joven que había adorado a la princesa desde siempre, estaba allí, anclado en esa pared y ese muro, esperando pacientemente que pasaran los 365 días. La princesa que había despreciado a todos, cuando vio que este muchacho se quedaba empezó a mirarlo, pensando, que quizás ese hombre la quisiera de verdad. Lo había espiado en Octubre, había pasado frente a él en Noviembre, y en Diciembre, disfrazada de campesina le había dejado un poco de agua y un poco de comida, le había visto los ojos y se había dado cuenta de su mirada sincera. 

Entonces le había dicho al rey:
—Padre creo que finalmente vas a tener un casamiento, y que por fin vas a tener nietos, este es el hombre que de verdad me quiere.
El rey se había puesto contento y comenzó a prepararlo todo. La ceremonia, el banquete e incluso, le hizo saber al joven, a través de la guardia, que el primero de Enero, cuando se cumplieran los 365 días, lo esperaba en el palacio porque quería hablar con él. Todo estaba preparado, el pueblo estaba contento, todo el mundo esperaba ansiosamente el primero de Enero. El 31 de Diciembre, el día después de haber pasado las 364 noches y los 365 días allí, el joven se levantó del muro y se marchó. Fue hasta su casa y fue a ver a su madre, y ésta le dijo:

—Hijo querías tanto a la princesa que estuviste allí 364 noches, 365 días y el último día te fuiste. ¿Qué pasó?, ¿No pudiste aguantar un día más?
Y el hijo contestó:

—¿Sabes madre? Me enteré que me había visto, me enteré que me había elegido, me enteré que le había dicho a su padre que se iba a casar conmigo y, a pesar de eso, no fue capaz de evitarme una sola noche de dolor. Pudiendo hacerlo, no me evitó una sola noche de sufrimiento. Alguien que no es capaz de evitarte una noche de sufrimiento no merece mi amor.


La princesa busca marido. Jorge Bucay. 
Cuentos para pensar.

martes, 18 de julio de 2017

Una noche mágica. Lisa Keyplas.


Tras leer esta historia, acabas comprendiendo que en poco menos de 200 páginas puede haber muchas cosas. Aunque trate del tema del amor, solo uno, la variedad de matices hace que al final de la historia, la sensación sea plena. Sobre todo para la gente soñadora que cree que compartir su vida con otra persona merece la pena. Y cuidar y proteger a otras personas también. Igualmente enseña que los lazos afectivos no dependen exclusivamente de la sangre. 

De la noche a la mañana, Mark Nolan se ve como el tutor legal de su sobrina Holly después del fallecimiento inesperado de la madre de la niña. Holly no habla y Mark la llena de mimos y atenciones. Pero Mark no sueña. No cree en la magia ni en lo invisible. Cuando Holly entra en una juguetería donde la dependienta sí cree en la magia y en las hadas, se rompe su silencio. Y a partir de ahí, empiezan a entrelazarse el destino que a veces nos gustaría que existiera y que estamos convencidos de que a base de tesón, de voluntad y de tolerancia, nos llevará a ese final que hace que todas las dificultades vividas durante el camino, merezcan la pena. 

Con un lenguaje sencillo y una extensión corta, Una noche mágica te atrapa desde la primera página. No es un dechado de estilo ni de recursos, pero late en cada palabra la esencia de una historia que tú quieres vivir. Y a veces, es justo lo que se necesita. Una vía de escape al dolor y la confianza de que, a pesar de todo, al final puede ser que merezca la pena. Todo lleno de dulzura de una mujer que a pesar de haber enviudado joven, cree en la magia y consigue tejer unos lazos con una niña que no tiene ninguna conexión con ella que tienen visos de durar mucho tiempo. Esa creencia en la magia también consigue derretir los polos del corazón, pero a veces eso no es suficiente. Se necesita voluntad y se necesita querer atreverse a mejorar. Mark, Meggie y Holly nos lo cuenta en menos de doscientas páginas desde muchas de las opciones que puede darse. Y al final, merece la pena y quieres que cuando cierres un libro, la sensación que deje sea similar a la que deja este.

“no hay reglas para lidiar con la muerte de un ser querido. Tienes que asumir que ese vacío siempre te acompañará, como si fuera una etiqueta cosida al forro de tu chaqueta. Pero la oportunidad de volver a ser feliz, incluso de volver a sentir alegría, siempre estará ahí.”


sábado, 15 de julio de 2017

Lo poco que pido.

Le pido poco a la vida,
solo le pido un abrazo
que no me rompa en pedazos
y que cure las heridas
que dejaron los pretéritos,
sin valores y sin méritos,
y ceguera desmedida.
Hoy el ciclo se repite
con la duda que no ayuda
a mirar la luz desnuda
de la noche y su convite
a sentarse en el jardín
y contarnos que por fin
nuestros miedos se derriten
y que vamos a intertarlo.
Tú no crees en nosotros,
siempre piensas que los otros
solo van a criticarlo.
Una vez más que lo que pido
se me quita y se me niega,
una carta es la que juega
la partida del olvido;
una carta que es tan poco
como las cosas que pido,
solo un beso bajo un foco
que hace tiempo se ha fundido,
un abrazo cada tarde
cuando el sol al fin no arde
y quedarme en ti dormido,
despertándome a tu lado.
Solo eso necesito
tres detalles pequeñitos
que la vida me ha negado.

viernes, 14 de julio de 2017

Solo una vida


La vida no es así. La vida es algo maravilloso que los miedos y las indecisiones de unos cuantos apagan temporalmente.

jueves, 13 de julio de 2017

miércoles, 12 de julio de 2017

Todos los días.

—Hágame caso —precisó—. No hace falta que lo diga si le da vergüenza, porque los varones somos así y la testosterona no alienta el verso. Pero que ella lo sienta. Porque estas cosas más que decirlas hay que demostrarlas. Y no de Pascuas a Ramos, sino todos los días.

Fermín Romero de Torres a Daniel Sempere.

El laberinto de los Espíritus. Carlos Ruiz Zafón. 2017

martes, 11 de julio de 2017

Perdona si te llamo amor. Federico Moccia.


No tengo dudas de que este libro es más conocido gracias a la adaptación cinematográfica que dirigió el propio Federico Moccia. Hubo otra adaptación española que en mi opinión no le hace sombra a la italiana. Y ninguna de las dos le hace sombra a la novela. Pero ayuda a ver mejor el enfoque que el autor quiso darle a esta obra.

Perdona si te llamo amor quiere ser una novela que habla sobre el amor entre dos personas a las que separa una edad considerable. Pero en mi opinión el autor se ha basado el tópicos y no consigue plasmar bien la esencia que quiere transmitir, que no es otra que la de que el amor no tiene edad. Y creo que también quiere transmitir que nunca es tarde para volver a sentir la magia que regala el enamorarse y el vivir enamorado. Pero falla al centrarse en unos tópicos que hacen que los personajes pierdan personalidad, como si todos los cuarentañeros fueran igual que Álex y todos los adolescentes fuesen igual que Nicky.

Nicky es la chica adolescente, una chica que está terminando el instituto y que tiene en la cabeza los sábados de fiesta con sus amigas en las mejores discotecas de Roma. Álex es un creativo de éxito al que acaba de abandonar su novia. Un hombre que se cura el corazón entregándose al trabajo y que cumple sus responsabilidades al pie de la letra.  Basta echar un vistazo alrededor para darse cuenta que existen personas de 40 años más inmaduras y cobardes que un recién nacido y que hay personas de 18 que no están pensando todo el día en la música dance y son capaces de mirar hacia el futuro teniendo claro los pasos que quieren dar. Y aquí radica el punto donde la historia a mí no me ha convencido del todo. Porque más que una diferencia de edad, es una diferencia de personalidades lo que se intenta vencer. Quizá el hecho de la diferencia de 20 años entre los protagonistas lleva intrínseco la diferencia de personalidades, pero el lector nunca tiene la sensación que los 20 años sean el problema. Sino más bien las formas de ser tanto de Nicky como de Álex. Y existirían aunque fuesen de la misma edad.

Álex, siendo el mayor, es el que más vueltas le da a la conveniencia de una relación con una mujer que acaba de salir de la adolescencia. Nicky es más impulsiva e intenta enseñar a Álex que las cosas pequeñas son a veces las más grandes y que no es una locura, por ejemplo, ir a vivir a un faro una temporada pudiendo ser una experiencia enriquecedora que va en contra de las normas de la sociedad.

El plantel de personajes secundarios dan mucho juego a la historia y el autor los aprovecha para introducir vivencias del día a día que ocurren en todas las parejas. Casos como el de Flavio se pueden ver todos los días y el autor deja en el aire que con solo un movimiento las cosas pueden cambiar para mejor. Estos personajes le dan una variedad a la trama necesaria y al final tenemos una radiografía más extensa de cómo funcionan las relaciones y de cómo nosotros mismos las deterioramos.

Cuando llegas al punto y final te das cuenta de que es la voluntad y las ganas de que las cosas salgan bien lo que mueve el mundo y lo que mueve al amor. Y que no hay imposibles si dos personas quieren estar juntas. Por ese motivo, Perdona si te llamo amor me ha parecido una historia de amor hermosa, pero lejos de esa historia que, cuando existe una diferencia de edad considerable entre dos enamorados, viene a la cabeza de forma automática. Es una historia de amor que enseña que todas las relaciones tienen un trabajo por delante, como saber dar y ceder, como compartir momentos, como tener la confianza de poder hablar las cosas sin miedo. Y para ello, no importa que haya 20 años de diferencia entre dos personas. Solo importa que esas dos personas crean en su historia y empiecen a construirla juntas. 

domingo, 9 de julio de 2017

sábado, 8 de julio de 2017

Los recuerdos simples.

Aquel día su preocupación era que todo su equipo tecnológico viajase con él. El último modelo de cámara Reflex que había salido al mercado, los altavoces con el Bluetooth de más alcance, la cámara de vídeo en 3 dimensiones importadas de Japón, todos los cargadores portátiles para el móvil que le cabían en la bolsa y el último modelo de PC portátil que salía un par de días después de manera oficial. 
Pasó el tiempo y lo que recordaba de aquel viaje era el atardecer tranquilo que había visto desde su balcón y el aroma a jazmín y lavanda que se respiraban por los pasillo de aquel hotel rural al que había ido a pasar el fin de semana, diez años atrás. 

viernes, 7 de julio de 2017

El paso del tiempo te hace ver con más claridad.

En aquella estación de tren, él tenía el corazón encogido. Quería gritar "Quédate". Y ella le dijo: "Ya nos veremos algún día en esta vida". Se dio cuenta, 34 días después, de que una respuesta así no la da quien tiene claro sus sentimientos.

jueves, 6 de julio de 2017

Ojalá se pudiera hacer eso.

Ama a quien quieras, pero no ames a quien no te quiere.

Antonio Dikele-Distefano.
 Tarde o temprano nos abrazaremos (2016)

miércoles, 5 de julio de 2017

No lamentarse por lo incierto.

Estuve semanas para escribir esas dos líneas, pero al final decidí que en esta vida o te arriesgas por lo que quieres o te lamentas durante toda la vida Y yo no soy de los segundos.

Rafael a Paulo. La distancia es un café, Xuso Jones 2017.

martes, 4 de julio de 2017

El despertar de la señorita Prim. Natalia Sanmartín Fellonera



El despertar de la señorita Prim es una novela escrita por Natalia Sanmartín Fellonera y publicada en 2013. 

Con esta novela me ha pasado algo curioso y es que no he sido —ni soy— capaz de englobarla en un género determinado. Sería muy fácil decir que pertenece al género romántico, porque el amor es el motivo que hace que sucedan los puntos más significativos de la trama. Pero es mucho más. 

Prudencia Prim, una joven bien instruida y titulada, llega a San Ireneo de Arnois gracias al puesto de trabajo que ofrece un anuncio. Y nada más llegar puede ver que nada en ese lugar es similar al mundo que ella conoce. 

Entonces comienza una trama intensa, en la que Prudencia tiene que acostumbrarse a un modo de vivir y unas costumbres que son muy diferentes a las que ella ha vivido y a las que está acostumbrada. Me ha resultado anecdótico que las personas sientan alguna dificultad para habituarse a vivir en un entorno que propone algo más sencillo que su rutina anterior. Pienso que pasar de lo complejo y estresante a lo sencillo debería ser fácil, al menos a mí me ha pasado buceando entre las páginas de esta delicia. Me maravillaba imaginar conversaciones sencillas, siempre acompañadas de un trozo de bizcocho de manzana y de café o té donde aparecían respuestas sin casi buscarlas. Y me costaba imaginar que alguien considere difícil habituarse a este estilo de vida viniendo de un mundo donde apenas se puede respirar y donde el reloj (el teléfono móvil) gobierna todos los futuros. Cosa que no sucede en San Ireneo. En San Ireneo existe la subsistencia, salen a adelante por sus propios medios y sin ayuda del exterior. Los niños son educados en la casa y cada persona ejerce el don que más brilla en ella. Allí quien ha nacido para ser peluquera no venderá libros, sino que será peluquera. Incluso en las reuniones semanales pueden ser normal que uno de los temas que hay que debatir, sea la opción de encontrar un marido a alguna mujer soltera del pueblo.

La autora introduce diálogos que pueden interpretarse como batallas personales entre pensamientos diferentes. La alusión a la novela Mujercitas en un diálogo entre Prudencia y su jefe, deja bien claro que en cuanto a preferencias, todo depende del gusto subjetivo y elimina así la posibilidad de unos valores universales que todo el mundo deba seguir. Y yo estoy muy de acuerdo con esta apreciación.

El despertar de la señorita Prim se lee en un suspiro y deja unas sensaciones muy bonitas para los que gusten de las cosas sencillas y estén cansados de las complicaciones de la vida moderna y las imposiciones de clases y leyes.



-¿La vida es mucho más sencilla cuando se dice no? La vida es mucho más sencilla y fácil de soportar cuando uno cree que no se acaba en un ataúd bajo tierra. No lo niegue, es puro sentido común.

"Si dos personas se admiran mutuamente ello significa que no son iguales, porque si lo fuesen no se admirarían. Son diferentes, ya que cada uno admira en el otro lo que no encuentra en sí mismo. Es la diferencia y no la igualdad lo que alimenta la admiración entre dos personas, de ahí que la igualdad no tenga nada que ver con un buen matrimonio y sí lo tenga y mucho, la diferencia".

domingo, 2 de julio de 2017

La historia interminable


Hoy no subrayaré ninguna frase. Simplemente pongo una escena que me gusta y que refleja bien lo que siento rodeado de libros. Hace trece años que te fuiste, y aquella tarde yo estaba viendo esta película con tu sobrino. Me ha parecido una buena idea rescatar esta escena que me gusta mucho en el día de hoy. Si hay algo después de pasar por aquí para simplemente llorar, para encontrarte con personas que solo ponen piedras y no mueven un dedo por construir algo bonito, si puedes percibir esto de alguna manera, ojalá La Historia Interminable siga su curso y podamos volver vernos. 

sábado, 1 de julio de 2017

Algún día.


Yo solo sé que todo el que entra en mi vida no quiere quedarse. Y en estos momentos no quiero que entre nadie más que tú, y duele tanto saber que no vas a dar el paso para cruzar la puerta...