viernes, 28 de julio de 2017

Cosas curiosas de la existencia.

Se afirma, casi con una certeza dictatorial, que el tiempo acaba imponiendo una rutina  que apaga la ilusión que una vez hubo. Y sin embargo, parece que olvidamos que cuando esa repetición que nos aburre hasta la saciedad falta, nos extraña y pensamos que algo anda mal en vez de ponernos a disfrutar del momento mágico que la ausencia de esa rutina debería ofrecernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario