sábado, 15 de julio de 2017

Lo poco que pido.

Le pido poco a la vida,
solo le pido un abrazo
que no me rompa en pedazos
y que cure las heridas
que dejaron los pretéritos,
sin valores y sin méritos,
y ceguera desmedida.
Hoy el ciclo se repite
con la duda que no ayuda
a mirar la luz desnuda
de la noche y su convite
a sentarse en el jardín
y contarnos que por fin
nuestros miedos se derriten
y que vamos a intertarlo.
Tú no crees en nosotros,
siempre piensas que los otros
solo van a criticarlo.
Una vez más que lo que pido
se me quita y se me niega,
una carta es la que juega
la partida del olvido;
una carta que es tan poco
como las cosas que pido,
solo un beso bajo un foco
que hace tiempo se ha fundido,
un abrazo cada tarde
cuando el sol al fin no arde
y quedarme en ti dormido,
despertándome a tu lado.
Solo eso necesito
tres detalles pequeñitos
que la vida me ha negado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario