martes, 8 de agosto de 2017

El camino del sol de Lisa Keyplas



El camino del sol es la segunda novela de la serie Friday Harbour, de Lisa Keyplas. Nos cuenta la historia de Lucy Marinn y Sam Nolan y a la vez nos sigue relatando la vida de Mark Nolan, Maggie y Holly y deja destellos de los problemas de su hermano menor. Por lo que el binomio central de una historia de amor se verá enriquecido con pinceladas que le darán al relato una variedad mayor.

Es una historia de amor, simple y llanamente eso. Y por tanto, es muy fácil saber qué va a pasar en la historia. Lo interesante de la lectura es ver el modo en qué dos personajes consiguen vencer a sus demonios y al lastre de la experiencia del pasado. Porque tanto Lucy como Mark tienen una historia a sus espaldas que los invita a cerrar sus corazones y dejar que sea la experiencia y la razón las que decidan cuáles han de ser los pasos más adecuados para seguir avanzando en la vida. 

Y tirando un poco de la magia, tirando un poco de las coincidencias y tirando un poco del destino, la autora consigue hilar una historia que enseña que, en resumidas cuentas, todo se trata de querer que suceda algo. Es el primer paso para intentarlo. Con dos personajes en principio diferentes pero que guardan muchas similitudes que se conocen cuando ellos deciden conocerse, viajaremos a la isla de San Juan, viviremos situaciones que dicen más que las palabras, conoceremos que los secretos más profundos casi siempre tienen otro ejemplo en el mundo que hace que sea menos extraño tenerlo, como ocurre con el don de Lucy y el de Sam. Es una historia que seguro que gusta a aquellos que quieran pasar un rato bonito, lleno de detalles, de gestos y de actos que cuenta aquello que las palabras no se atreven a contar.

Su virtud es también su defecto. Y es que no ofrece más que una guerra que libran dos personas para darse cuenta de lo estúpido que es tener orgullo y mentalidad cuando habla el corazón. De lo necio que es mirar el pasado cuando solo hay futuro posible. Y de lo triste que puede resultar no saber si una historia podía haber funcionado de haberlo intentando cuando era posible subirse en ese tren que dicen que solo pasa una vez en la vida y que, una vez se pierde, ya no vuelve a pasar. Esto es lo que ofrece este libro. Y a mí me vale y me es suficiente para haberme hecho pasar un momento lleno de ternura, dulzura y sí, también esperanza.


Existe. Y, Lucy, aunque sí al hombre equivocado, espero que eso no te haga decir no al hombre adecuado.


Si era posible que el amor se expresara de forma pura entre dos cuerpos, no en una unión sexual sino en algo igualmente auténtico e íntegro, entonces era esto. Allí, ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario